Corpus Christi de Sevilla, reseña histórica

Los orígenes de la Fiesta del Corpus hay que buscarlos en la Edad Media cuando empezaron a extenderse por toda Europa las herejías eucarísticas, es decir , aquellas que empezaban a poner en duda la presencia real del Cuerpo de Cristo en la Hostia Consagrada.

En 1264 el Papa Urbano IV, instituía para la Iglesia Universal la “Fiesta del Cuerpo de Dios” con la bula “Transiturus de hoc mundo”.

Esta solemnidad tuvo que ser confirmada en varias ocasiones y de hecho, El Concilio de Trento en 1551, volvió a la Festividad y le añade además un sentido de manifestación del Triunfo de la Verdad sobre la Herejía.

Los inicios no están muy claros, hay datos ciertos como que en 1317 el Papa Juan XXII instituye la Procesión pero ya no son tan claras las fechas sobre cuando empieza realmente a celebrarse la ceremonia y mucho menos con la concurrencia como viene siendo en la actualidad de los dos cabildos, el municipal y el catedralicio.

Lo que si se puede corroborar es que en los inicios la función comenzaba con la celebración de unos oficios en la Capilla Mayor de la Catedral y traslado del Santísimo Sacramento a la Custodia que se colocaba en el Trascoro de la Catedral seguida de una Procesión por las calles de la ciudad.

Desde el principio se advierte en la fiesta del Corpus en Sevilla una organización “oficial”, compuesta por una diputación de ambos Cabildos para su puesta en marcha y otra “popular” institucionalizada a través de los gremios y Hermandades.

La época de mayor esplendor de las Fiesta fueron los siglos XV y XVI, con exagerados elementos teatrales fruto de cómo vivía la religiosidad la sociedad del momento. Para este público, la realidad misma quedaba confirmada por el espectáculo que veía: santos y santas, monstruos y gigantes. La presencia de la imagen visible hacía superflua la demostración intelectual de la verdad de lo representado.

Tras el Concilio de Trento poco a poco se intentó reprimir todos los elementos extraños y representaciones dramáticas al objeto de elevar la cultura teológica del pueblo y con el andar de los tiempos este tipo de representaciones estaban cada vez más controladas por la parte oficial, hasta el punto de que por ejemplo en el siglo XVII el Obispo Palafox, provoca un conflicto con el Cabildo Secular y el pueblo en general al prohibir en el interior de la Catedral las tradicionales danzas de Seises y de Gigantes.

Finalmente la Fiesta se ha ido cargando cada vez más de un espíritu estrictamente religioso, que es el que vemos en la actualidad y continúa siendo una de las funciones del año en la que los fieles asisten en mayor número en un clima impresionante de respeto y de fe.

Anuncios

Acerca de mairenaljarafelibre

En Mairena del Aljarafe este es el blog de la ciudad.
Esta entrada fue publicada en Cultura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s